Nutrición Salud

¿Cuánto engorda el alcohol?

Alguna vez mientras estabas de fiesta, te has preguntado “¿cuánto engorda el trago que me estoy tomando?”

Pues bien, lo que más engorda son los licores dulces, seguidos del whisky y el ron, el coñac, el aguardiente, tequila, mezcal, el vino blanco, el rosado y por último el tinto y el cava. Un escalón por debajo estarían la cerveza, el vino seco y la sidra, que son las que menos alcohol tienen y por tanto menos calorías aportan.

El alcohol, por su alto valor calórico, nos hace recibir muchísima energía de golpe. Una energía que si no quemamos en las horas próximas a la ingesta se almacena rápidamente en forma de grasa, lo mismo que sucede no solo con el alcohol, sino también con los dulces y la comida chatarra que tanto nos encanta. A esto hay que añadirle que normalmente mezclamos el licor con bebidas carbonatadas, es decir refrescos, jugos y demás cosas ricas en calorías.

El problema de muchas de estas bebidas, entre las que se incluyen las light y las zero, es que muchas llevan cafeína, teína o taurina, que obligan a crear insulina; y por lo tanto aceleran en un 32% la velocidad en que el hidrato se convierte en grasa. Son de alto riesgo para la salud porque generan un continuo bombeo de sustancias tóxicas en el torrente sanguíneo, lo que se traduce en que pueden provocar enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión, colesterol e incluso algunos tipos de cáncer.

Rubén Bravo, nutriólogo del Instituto Médico Europeo de Obesidad (IMEO).

La única forma de eliminar estas grasas es claro está, haciendo ejercicio. Para acabar con este tipo de grasas que rodean a los órganos internos se debe llevar una dieta adecuada y hacer ejercicio (cardio) al menos cuatro días a la semana, o bien, disminuir nuestro consumo de alcohol.

El alcohol no sólo es fuente de calorías que no sacian porque se ingresan al organismo en un medio líquido, sino también, limita la oxidación de grasas en el cuerpo. Pero he aquí una razón más por la cual el alcohol puede incentivar el aumento de peso: Como seguramente alguna vez lo habrás experimentado tu mismo: cuanto más alcohol consumes, tu apetito se eleva y comes más. Esto se debe a que el alcohol puede modificar hormonas que regulan el hambre y el apetito, e incentiva el consumo de alimentos.

La ingesta de alcohol reduce los niveles de leptina, (la cual produce saciedad e incrementa la producción de grelina y neuropéptido, y que señalizan el hambre y apetito).

Además, estas hormonas no sólo influyen en nuestros deseos de comer sino también, en el metabolismo pudiendo reducir el gasto calórico cuando se ingiere alcohol al mismo tiempo que se incrementan señales de hambre y apetito.

Por otro lado, una investigación realizada por científicos de Estocolmo, indica que los niveles de leptina  sólo se reducen ante el alcohol cuando este es consumido de noche, ya que su ingesta por la mañana no ocasionó tal efecto sobre la hormona que reduce el hambre. Estos estudios indican que el uso de alcohol como aperitivo tiene una razón: estimula el apetito. Pero también debemos ver su lado oscuro, ya que el mayor hambre y apetito asociado al consumo de alcohol puede ser una razón más por la que su ingesta promueve el aumento de peso.

Síntesis de proteína y alcohol

Ingerir alcohol brinda una serie de resultados que son negativos dentro del metabolismo, además de una serie de aspectos fisiológicos. La síntesis del glucógeno y la hipertrofia muscular pueden afectarse por la presencia del etanol. Siendo perjudicial el etanol dentro de la transcripción de los genes que se encuentran implicados en la hipertrofia muscular.

Existiendo una fuerte relación entre el consumo del etanol con los niveles hormonales. En función de la dosis ingerida de etanol, se puede crear una reducción en los niveles hormonales de forma anabólica, descrita como testosterona. Por lo que no solamente el etanol retiene la testosterona, sino que también incrementa los niveles de cortisol, lo que va en contra del crecimiento muscular.

Con relación a las alteraciones de los niveles de testosterona, dependen de la tipología. Se ha demostrado que en los hombres se produce una disminución secretada, provocando que se tenga un empeoramiento en la síntesis de las proteínas y por consiguiente se conduce a una atrofia muscular.

Así que sí, chicas, si queremos vernos como Rihanna en traje de baño mientras bebemos una cerveza o un cocktail (en el caso de los hombres sólo igual de Fit) lo mejor será que mantengamos una dieta rica y balanceada, complementada por una rutina de ejercicio y disminuir nuestra ingesta de alcohol, dejándola a un lado para ocasiones especiales.

Entradas relacionadas

3 nutritivos acompañantes de tu cafe

fitnessdigital

5 Datos poderosos de la canela

fitnessdigital

Razones para no detestar el gluten.

fitnessdigital

Deja un Comentario

* Al usar este formulario, acepta las normas de tratamiento y almacenamiento de datos de este sitio web.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar labores analíticas. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de privacidad. Aceptar Leer Más