• Home
  • Salud
  • ¿Que podemos hacer si trabajamos todo el día sentados, especialmente frente a una computadora?
Recomendaciones Salud

¿Que podemos hacer si trabajamos todo el día sentados, especialmente frente a una computadora?

Actualmente es casi imposible encontrar un trabajo que no involucre en mayor o menor medida el uso de computadoras, y por lo tanto, estar sentados trabajando en ellas.

De hecho, son cada vez más las horas que nos vemos obligados a pasar frente a la pantalla de un computador, para poder realizar todas las tareas que nuestro trabajo demanda, y con esto aumentan las horas que pasamos sentados, que exponemos nuestros ojos y piel a la luz de las pantallas, lastimamos nuestras muñecas, cuello y espalda. El trabajo de oficina es uno de los más dañinos para la salud que existen, principalmente por el tiempo que pasamos sentados en el escritorio.

Los estudios han demostrado que estar sentado por tanto tiempo puede llegar a ser tan dañino para nuestro cuerpo como fumar.

No olvides usar casco siempre que estés usando una bicicleta.

Para todos aquellos que trabajamos de esta manera por más de 6 horas al día, lo ideal es ser lo más activos posibles fuera de nuestra oficina, llegar al trabajo en bicicleta, tomar las escaleras en lugar del ascensor, caminar en lugar de andar en coche.

El Dr. David Alter, del Instituto de Rehabilitación de Toronto, Canadá, concluye que la mayoría de la gente pasa más de la mitad del día de manera sedentaria, sea en el trabajo o en la casa. Según el trabajo del doctor Alter, la falta de movilidad reduce la expectativa de vida en unos dos años y aumenta la posibilidad de enfermedades del corazón, diabetes y cáncer.

 

Pero no se asusten, si tratamos de compensar esas horas de sedentarismo con una buena alimentación, correcta hidratación y actividad física lograremos contrarrestar los daños del efecto de nuestro trabajo. Si con eso no bastase, les dejamos las siguientes recomendaciones que pueden seguir durante sus horas laborales o bien, mientras tengan que estar sentados o frente a un monitor.

Tomar pequeños descansos con frecuencia.

Mientras más tiempo pasamos sentados, menos calorías gastamos. No solo eso, también disminuye nuestra circulación sanguínea, la actividad eléctrica en nuestros músculos, la efectividad de la hormona insulina para metabolizar la glucosa (aumentando el riesgo de diabetes), con esta disminución del metabolismo también aumenta el colesterol malo y disminuye nuestra capacidad para quemar grasas. Sentarnos demasiado no solo nos hace gorditos, también nos dificulta el poder perder peso después, aunque comamos mejor y hagamos ejercicio. Si a eso le sumamos una mala alimentación… Estamos en serios problemas.

El hecho de estar sentados 4 horas seguidas en nuestros escritorios no es la mejor manera de hacer las cosas más rápido, o ser más productivo. Lo mejor es pararnos cada 30 minutos, si no hay espacio u oportunidad de desplazarse mucho podemos pararnos de nuestra silla, estirarnos discretamente (o extensamente, dependiendo de si en tu oficina se puede), caminar un poco, si se puede, salir el exterior a dar una pequeña caminata de 5 minutos sería lo ideal, pues no solo se despejan nuestros cuerpos si no también nuestra mente.

Extender nuestros brazos hacia arriba mientras estamos sentados y girar nuestras muñecas. Pararse de puntillas y repartirlo al menos 10 veces, para que se oxigenen nuestras piernas y así evitar calambres.  Evitar fumar si pasamos todo el día sentados, pues es lo peor que podemos hacerle a nuestro cuerpo.

Procura no estar sentado o frente al computador por más de una hora seguida. No tienes que tomarte mucho tiempo libre, solo el necesario para estirar las piernas, despegar los ojos de la pantalla, y caminar unos cuantos pasos.

 

Invierte en una silla ergonómica de oficina. 

Si vas a pasar la mayor parte de tu día sentado en una silla, lo ideal es que sea una buena silla. Invertir en esto es tan indispensable como comprarse una buena almohada y un buen colchón para dormir bien. O unos buenos zapatos para correr.

Podrá pesarte un poco el gastar en una simple silla, pero piensa cuantas horas la estarás usando y lo bien que le hará a tu espalda y cuello. Sí tu oficina o empresa no invierte en ello, probablemente debas plantearte el comprarla tú mismo.

Fitball en la oficinaDebe ser una silla con altura en proporción a la altura de tu escritorio, que sea cómoda, y que tenga soporte para la cabeza y para los brazos. Si compras una silla barata solo por salir de paso o porque no te parece un gasto necesario invertir mucho en ella, lo vas a lamentar en un año cuando la silla barata se dañe y tengas que comprar otra, o cuando llegues con la espalda destrozada a casa después de una larga jornada de trabajo.

Otra opción para sentarte y mantener una buena postura es usar el fitball como silla.  Los pequeños rebotes que te obliga a hacer para mantenerte recto evitan que la espalda se te tense a la vez que se tonifica sin apenas enterarte, además al obligarte a mantener los pies en el suelo para no desequilibrarte, consigue quitarte el vicio de cruzar las piernas.

Una cosa muy importante: escoge bien la adecuada para ti. Se pueden comprar por internet o en numerosas tiendas de deporte, pero debes elegir la que se adecua a tu complexión. Te voy a decir cómo: siéntate en la pelota, los pies deben quedar completamente apoyados en el suelo.

Las caderas y las rodillas forman ángulos de 90º y ahora, lo más importante, la espalda. Ponte recto (como si te tiraran con una cuerda de la parte de arriba de la cabeza), evitando encogerte. Los hombros deben estar rectos y bien separados del cuello (no puedes parecer una tortuga), y a la vez un poco relajados para que puedas trabajar.

Al principio te molestará un poquito. Es totalmente normal, piensa que estás obligando a hacer un esfuerzo extra a la musculatura que protege tu columna pues es algo a lo que no está acostumbrado tu cuerpo. De esta manera, conseguirás que tanto la musculatura profunda como la superficial estén más activas, actuando como estabilizadores de la columna vertebral.

Protege tus ojos

Si usas anteojos vas a querer tener tu graduación al día, lo ideal es cambiarla cada año, y siempre, pero siempre, siempre usar anti-reflejante en tus gafas, en especial si sufres de astigmatismo. Si normalmente no utilizas lentes, sería recomendable que usaras anti-reflectantes.

El uso de lentes anti-reflejantes en una habitación bien iluminada y el brillo de la pantalla en un nivel adecuado es esencial.

Algo muy común entre quienes usamos demasiadas pantallas, es la fatiga ocular. Si trabajas frente a un PC todo el día y luego llegar a casa a ver TV en otra pantalla, y entre cada pausa miras tu smartphone o tu tablet; no es raro que se te canse la vista, que tengas dolores de cabeza, que te lloren los ojos, o se irriten. Para no andar por la vida con ojos rojos y llorosos, se deben tomar descansos.

No trabajes en una habitación oscura con un brillo de pantalla muy alto, o tus ojos van a sentir el impacto de forma mucho más fuerte. Trata de estar en una habitación donde entre buena luz, solo que no apunte directamente a tu pantalla para que no tengas que subir el brillo drásticamente. También puedes calibrar tu monitor para tener la mejor imagen y forzar menos la vista.

 

Protege tus muñecas

Una de las partes del cuerpo que más sufre con el uso de las computadoras, son las muñecas. El síndrome del túnel carpiano, las bursitis, y las tendinitis, suelen ser enfermedades incapacitantes que afectan a un gran puñado de la población, y que lamentablemente no tiene tratamientos 100% efectivos, incluso cuando son quirúrgicos.

De ahí la importancia de los descansos, de una buena silla, y de mantener una buena postura. Pero, hay algunas cosas extra que puedes hacer para evitar esta terrible afección: comprar accesorios ergonómicos.

Si usas una computadora de escritorio, hay varios modelos de teclados con soporte para las palmas de las manos que disminuyen el impacto sobre las muñecas, o puedes comprarlo o hacerlo tu mismo. Hay unos diseños de gel, memory foam o simplemente rellenos con perlas de poliestileno.  Si usas una laptop, puedes hacerte con un cojín completo para descansar los brazos (especialmente cómodos si tu portátil tiene un touchpad muy grande y el teclado queda muy adelante).

 

Protege tu piel de la radiación

Las manchas en la cara ya no se producen solo por la exposición a los rayos del sol, sino también por la luz gama que emiten los monitores de las computadoras. Aunque esta no es tan agresiva como los rayos UV, la constante exposición a ella contribuye a pigmentar la piel de igual forma. Por lo que es recomendable utilizar bloqueador solar en la cara cada 6 horas y tomar agua constantemente.

Esperamos que esta información te sea útil y si tienes más sugerencias o recomendaciones para las personas que trabajan sentadas o frente a un monitor, compártelas con nosotros.

Entradas relacionadas

Actividad física, deporte y ejercicio. Un factor clave en la salud.

fitnessdigital

Estar bien y sentirse bien son las claves del Coaching

fitnessdigital

Razones por las que toda mamá debería hacer ejercicio

fitnessdigital

1 comentario

Jaqui 13 abril, 2017 at 19:10

Super buena la información!!

Contestar

Deja un Comentario

* Al usar este formulario, acepta las normas de tratamiento y almacenamiento de datos de este sitio web.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar labores analíticas. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de privacidad. Aceptar Leer Más